Académico de Harvard desmenuza la cultura empresarial chilena que frena el crecimiento.

Para este influyente economista Chile tiene un grave problema de crecimiento que no proviene de la incertidumbre frente a las reformas laboral o tributaria, sino de una cultura empresarial “extremadamente cerrada”; una suerte de club de quienes se educaron en “tres o cuatro colegios, dos o tres universidades y con los mismos apellidos”, que no se abre a la innovación y donde extranjeros y chilenos talentosos con otro origen son excluidos. En esta entrevista, Hausmann desmenuza esa cultura, sugiere vías y descarta que el actual énfasis en la educación vaya a resolver nuestros problemas de crecimiento.

(desde Bristol, Inglaterra)

Uno de los pocos acuerdos que tenemos hoy en Chile es que la educación (ya sea gratuita o pagada) es la llave que nos permitirá dar un salto en el desarrollo. La idea resulta tan evidente que no requiere grandes argumentaciones: una población mejor preparada será capaz de competir de mejor manera en lo que se llama la sociedad del conocimiento. Y si cabe alguna duda, basta ver que los países que mejor desempeño tienen en pruebas internacionales de lenguaje o matemáticas, como Pisa o Timss, están entre las economías avanzadas. Por ejemplo, Corea, Finlandia, Taiwán, China, Suecia, etc.

601
Ricardo Hausmann

Ricardo Hausmann, economista venezolano, director del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, cree que estamos profundamente equivocados en ese análisis. Sus argumentos están expuestos en una columna que escribió hace un par de meses  y que se apoya en una influyente investigación del economista del Banco Mundial, Lant Pritchett, publicada en 2001. Pritchett sugirió, tras estudiar el comportamiento de las economías en desarrollo, que no había asociación entre el aumento de la educación y el crecimiento y tituló su artículo “¿Dónde se fue la educación?”, evidenciando sorpresa por los datos obtenidos. Desde entonces, la poca relación que hay entre ambas variables ha encontrado nuevas evidencias, por lo que Hausmann titula su columna sin ambages: “El mito de la educación”.

Hausmann cita como ejemplo el caso de China, que en 1960 tenía un nivel de educación mucho más bajo que Túnez, México, Kenia o Irán y, sin embargo, logró crecer a tasas mucho más altas que ellos. A China se pueden agregar Taiwán y Corea, citados por el economista de Cambridge, Ha-Joon Chang, en su libro súper ventas “23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo”.

Ha-Joon Chang muestra que en 1960 Taiwán tenía un 54% de alfabetización y Corea un 71%, mientras que Argentina los superaba con un 91%. Pese a esa posición desventajosa, ambas naciones asiáticas comenzaron a crecer, mientras que el mejor nivel educacional de Argentina no le permitió seguir entre los más ricos del mundo, posición que ostentaba entonces. Taiwán pasó de un PIB per cápita de U$122 en 1960, a U$22.000 en 2015, según el Banco Mundial. Y Corea pasó de un PIB per cápita de U$82 a sus actuales U$28.000. Argentina, en tanto, se quedó atrás subiendo de U$378 a sus actuales U$ 13.000, el mismo nivel de Chile.

A partir de esos datos, Chang sugiere que no es la educación la que empuja a los países a crecer, sino que es el hecho de haber crecido el que permite tener suficientes recursos para ofrecer mejor educación a sus ciudadanos. O como lo plantea Hausmann en una entrevista reciente: “el aparato productivo puede tirar de la educación, pero la educación no puede empujar al aparato productivo… gigantescos aumentos de esfuerzo en educación han tenido muy pequeños efectos en crecimiento y muchos de los países que más crecieron no se destacan como países que hayan invertido de manera especial en educación”. Por ello, insiste en su columna: “Necesitamos una estrategia de crecimiento que nos haga más productivos, y así podamos generar los recursos necesarios para invertir más en la educación de la próxima generación”.

De todo esto no se debe concluir que Chang o Hausmann piensen que, dado que la educación no parece generar riqueza, hay que dejar de promoverla. Ambos estiman que la educación tiene un valor en sí misma, y que debe potenciarse por distintos motivos, entre los que está la libertad que produce en las personas o la forma en que el pensamiento crítico e informado beneficia a la democracia. Lo que sí sugieren es que la educación no es tan efectiva como queremos creer para resolver el problema de pobreza material. Es decir, que educación y prosperidad son asuntos distintos, o vinculados de una manera más sutil, por lo que la defensa de la educación no puede contar con la argumentación económica y la promoción del crecimiento no se puede fundar en la educación.

Pero si no es a través de la educación, ¿cómo se empuja el crecimiento? La pregunta es especialmente elusiva. Ambos economistas sugieren de partida que no se requiere tener una población extremadamente bien educada para que el país sea muy productivo. “En muchos tipos de trabajo lo que importa es tener una inteligencia normal, disciplina y organización, más que conocimientos especializados que además se aprenden en el trabajo… la clave no es la educación, sino cuán bien los ciudadanos están organizados en entidades colectivas con alta productividad”, argumenta Chang.

“Me sorprende lo bajísima que es la inversión en investigación y desarrollo de las empresas chilenas a pesar de contar con el FUT. Eso no es un problema de estímulos, sino de cultura empresarial”

Hausmann apunta en el mismo sentido: “La producción moderna requiere de conocimientos que no caben en la cabeza de una sola persona”, por lo que es en esencia un asunto organizacional. Comparando la producción con la música, Hausmann sugiere que los países pobres usan pocos instrumentos para tocar melodías muy simples y los países ricos usan más recursos y talentos para interpretar sinfonías. Esa complejidad ocurre, en gran medida, al interior de las empresas.

“La mayoría de las habilidades que posee una fuerza laboral, las adquiere en el propio trabajo. Lo que una sociedad sabe hacer, se sabe principalmente dentro de sus empresas, no en sus escuelas”, dice Hausmann. Chang apunta que eso vale para todos los trabajadores, incluso para quienes se han graduado de las universidades, cuyo valor de mercado no está en lo que saben específicamente, sino en que su título, cuando proviene de una institución exigente, le dice a su empleador que se trata de alguien lo suficientemente listo, organizado y metódico para aprender cosas complejas y que, por lo tanto, puede aprender el negocio de esa empresa.

Dado este rol central de la empresa, cuando se habla de crecimiento, Hausmann centra su análisis en cuánta innovación integran en sus procesos productivos y cómo esta innovación se expande dentro de la economía. Justamente es ahí donde Hausmann ubica la principal razón del bajo crecimiento de Chile: en la incapacidad de las empresas de abrirse a nuevos negocios y en la incapacidad de la sociedad de crear las condiciones para que los empleados se independicen y emprendan.

-Para los empresarios y la oposición el problema del crecimiento en Chile se debe a la incertidumbre que sienten los empresarios por las reformas que se están llevando adelante. ¿Está de acuerdo?
La razón de fondo por la que Chile no crece es porque no hay industrias competitivas con las cuales pueda crecer. El problema de Chile es que el precio del cobre cayó y la economía no tiene otra cosa que la jale. Y las cosas que no son cobre son los mismos arándanos que ya tienen 30 años. El empresario chileno no sabe, no tiene el know how, está formado por los mismos pocos jugadores que tratan de hacer las mismas cosas. Yo siempre he pensado que lo que Chile está enfrentando es un problema de crecimiento de largo plazo que estuvo escondido por el boom de las materias primas y por el terremoto, que hizo que el gobierno de Sebastián Piñera gastara una fortuna en construcción. Ese gobierno se llenó la boca diciendo que la economía estaba creciendo, pero mucho de eso estaba multiplicado por los gastos de reconstrucción. Insisto: Chile tiene un problema de crecimiento y no de reparto. Y por eso la agenda de la Presidenta Bachelet, en mi opinión, se quedó fuera del tiempo.

“La mayoría de las nuevas empresas las crean personas de entre 35 y 45 años que llevan 20 años de experiencia laboral en una empresa exitosa y que deciden independizarse”

Al error en la mirada del Estado, Hausmann suma otro factor que le parece aún más importante en Chile, país que define como “laissez-faire en extremis”, donde la injerencia pública es muy reducida. La causa de la incapacidad de innovar, dice Hausmann, es la cultura empresarial que él describe como “extremadamente cerrada”. Los empresarios chilenos, enumera, “vienen de los mismos 3 ó 4 colegios, de dos universidades, de los mismos apellidos” y tienen dificultades para relacionarse con los que no pertenecen a su mundo. Esta característica, enfatiza el economista, hace que Chile sea un país que “no da oportunidad de movilidad a su propia gente y no se beneficia del talento que existe en el resto de los países”.

Hausmann se sorprende, por ejemplo, con la falta de empresarios extranjeros en Chile:

-En Estados Unidos, el porcentaje de inmigrantes entre los emprendedores es altísimo; este país no podría ser lo que es si se basara solo en el talento de la gente nacida en su territorio. Por dar dos ejemplos, la mayor parte de los que crearon Silicon Valley o la Ruta 128 en Boston (otro pujante centro tecnológico) son extranjeros. Chile, en cambio, no se ha beneficiado de la inmigración de talentos y eso es para mí un plomo en el ala a las posibilidades de diversificación. Aquí en Harvard yo he estado  haciendo con mis colegas estudios que muestran que las tecnologías se difunden cuando las personas con el conocimiento se mueven de un país a otro. Cuando se observa los bajos niveles de investigación que tiene Chile, uno se da cuenta de que está entrando poca tecnología por esa vía. Por eso Chile hace tan pocas cosas y, por eso, a pesar de ser un país que hace dos siglos es productor de minería, depende de manera fundamental de la inversión extranjera en esa área y no tiene empresas multinacionales, salvo el caso relativamente modesto de Antofagasta Minerals. Eso muestra una sociedad que no se toma en serio la inversión en tecnología, la inversión en know how, en capacidades, en cambiar la forma de hacer las cosas.

“Me parece que de las ideas más peligrosas es aquella de que la empresa hay que manejarla para beneficio de sus accionistas. Es una idea que impulso Milton Friedman, que fue profesor de gente muy importante en Chile”

En ese sentido a Hausmann le llama mucho la atención lo que ha ocurrido con el FUT, una política por inversión que permite posponer el pago de impuestos a las empresas que invierten. Según investigaciones del ex director del Servicio de Impuestos Internos, Michel Jorratt, la mayor parte del FUT termina en sociedades de inversión y se usa en la compra de instrumentos financieros; también se afirma que otra parte se utiliza para comprar activos fuera de Chile.

-¿Es igualmente positivo para Chile que los impuestos pospuestos se gasten en acciones o en depósitos en Islas Caimán y no en maquinaria o investigación?
-Para mí un primer criterio es que como mínimo los empresarios invirtieran el FUT en formación bruta de capital fijo (maquinarias o edificios), o en investigación y desarrollo. La inversión financiera no tiene tanto sentido, porque si se hace afuera, es inversión fija en otro país.

-¿Es como llevar la riqueza afuera?
-Claro. Entonces, la idea que le da legitimidad al FUT es que el gobierno diga: “yo no te voy a cobrar impuestos siempre que inviertas en tu empresa en formación bruta de capital fijo o en investigación y desarrollo”. El gobierno puede cobrar los impuestos hoy o mañana, pero preferirá cobrar mañana si es que cobra más. Y si la empresa se vuelve más productiva y rentable en el futuro, el gobierno va a participar de esa mayor utilidad. Por eso, en la mayoría de los países de la OECD el tratamiento tributario de la investigación y el desarrollo es más generoso, porque tiene externalidades, genera ciertos bienes públicos, etc. A mí me sorprende lo bajísima que es la inversión en investigación y desarrollo de las empresas chilenas, a pesar de contar con este tratamiento fiscal especial que es el FUT. Eso no es un problema de estímulos, sino de cultura empresarial.

DE DÓNDE SALEN LAS NUEVAS EMPRESAS

Otro gran daño que produce la cerrada cultura empresarial chilena, dice Ricardo Hausmann, es que excluye a los chilenos talentosos que no se formaron en los mismos espacios de la elite. Argumenta que en el Chile actual siguen siendo válidos los hallazgos de los economistas Javier Núñez y Roberto Gutiérrez que en 2004 mostraron como el apellido pesaba más que el rendimiento académico en el ingreso de un profesional.

“A mi me gustaría exigir a las empresas chilenas que, para obtener el respaldo de la sociedad a la que pertenecen, informen cuántos empleos crearon, cuántos impuestos pagaron, cuántos divisas generaron y por sobre todo, cuántas empresas fueron creadas por trabajadores que se formaron en esa empresa”

Decía ese estudio: “Un estudiante de mediocre desempeño académico proveniente de una comuna y colegio de origen socioeconómico alto y dotado de una ascendencia de origen socioeconómico superior, tendrá un ingreso estadísticamente mayor que un estudiante de alto rendimiento académico proveniente de una comuna pobre y colegio público, sin ascendencia vinculada al estrato socioeconómico alto […] Además, el empleado hipotético de peor desempeño académico, formado en un ambiente privilegiado, tiene una probabilidad de ganar estadísticamente más que una amplia variedad de estudiantes de excelencia formados en ambientes socioeconómicos promedio. Este ejercicio da cuenta claramente de que el origen socioeconómico es relativamente más importante que el desempeño académico en la determinación de salarios en el mercado laboral.”

-En Chile hay completa libertad de invertir y existen muy pocas regulaciones. ¿Cómo opera esa cultura empresarial para excluir a los que no son del club?
-En primer lugar, hay un asunto regulatorio de tipo cultural. Esto tiene que ver con quién vas a invertir, a quién estás dispuesto a abrirle puertas, a quién vas a darle créditos, a quién vas a invitar a cenar. Es un asunto de relaciones en la sociedad. Porque un emprendedor tiene que juntar una red de gente dentro de su empresa y también afuera que lo apoye, y tener capacidad de acceder al mercado financiero. Si a los que vienen de afuera, por ejemplo, no les abren las puertas, ellos no pueden hacer mucho. El problema en Chile no son las barreras que crea el gobierno, el problema son las oportunidades que se crean en la interacción en la sociedad.

La creación de nuevas empresas se ve afectada por esta cultura que describe Hausmann, quien explica que la mayoría de las personas cree erróneamente que las nuevas empresas las forman jóvenes informáticos en el garaje de la casa:

-Eso existe, pero es una parte pequeña de la economía. La mayoría de las nuevas empresas las crean personas de entre 35 y 45 años que llevan 20 años de experiencia laboral en una empresa exitosa y que deciden independizarse. Es decir, las empresas del futuro que Chile necesita van a ser creadas por señores que hoy son empleados en las empresas exitosas.

“La mayoría de las habilidades que posee una fuerza laboral, las adquiere en el propio trabajo. Lo que una sociedad sabe hacer, se sabe principalmente dentro de sus empresas, no en sus escuelas.”

El punto es que si esas personas no tienen el apoyo para emprender, no darán el salto y las empresas que necesitamos para crecer, no serán creadas. Eso es lo que Hausmann cree que ha estado pasando en Chile:

-El nacimiento de nuevas empresas es un acto de grandísimo riesgo. Y si la sociedad no está organizada para minimizar la mortalidad de empresas en sus primeros momentos, la gente se arriesgará menos y eso se traducirá en una sociedad relativamente poco dinámica en su creatividad.

Esta mirada plantea algo paradójico: el apoyo que esos nuevos emprendimientos necesitan está en las compañías de hoy, que pueden ser sus eventuales competidoras. Y es ahí donde el economista Ricardo Hausmann se pregunta, por ejemplo, cómo reacciona el empresario chileno cuando un empleado le dice que va a formar su propia empresa:

-Hay dos opciones, una es que le diga “te entiendo, me parece magnífico, cuenta con mi apoyo, dime en qué te puedo ayudar, y si fracasas, esta será tu casa”. La otra es, decirle: “no me hagas eso, si quieres te subo el sueldo, pero si te vas no me vuelvas a dirigir la palabra y si vas a competir conmigo, te mato”. Esa es una diferencia cultural fundamental.

Las diferentes actitudes marcan para Hausmann una frontera. A un lado están las empresas para lo cual lo único y más importante es la rentabilidad inmediata; al otro, empresas que quieren liderar cambios en su comunidad:

-Me parece que de las ideas más peligrosas es aquella de que la empresa hay que manejarla para beneficio de sus accionistas. Es una idea que impulsó mucho Milton Friedman, que fue profesor de gente muy importante en Chile, pero una mirada muy centrada en el retorno a los accionistas no genera las relaciones de confianza que son necesarias para administrar organizaciones complejas. Una organización necesita la buena voluntad de sus trabajadores, de sus vecinos, de sus proveedores, de sus financistas, de sus clientes, y hay que lograr que todos estos actores se sientan comprometidos con la organización. Pienso que la buena voluntad que la sociedad chilena sienta hacia la empresa chilena depende un poco de la construcción de esa buena voluntad por parte del sector empresarial. No se va a ganar la confianza de todos estos actores si la empresa dice: me interesa tres pepinos la comunidad, porque solo tengo que rendir cuentas a mis accionistas. Es una estrategia muy contraproducente.

-¿Por qué esa cultura empresarial podría querer moverse hacia un tipo de desarrollo distinto? Pareciera que la realidad actual, con inversión en materias primas, sin innovación, sin mucha competencia, es una situación que les es muy cómoda.
-Las empresas cambian por las exigencias de su entorno. A mí me gustaría exigir a las empresas chilenas que, para obtener el respaldo de la sociedad a la que pertenecen, informen no solo cuánto dinero regalaron a través de la responsabilidad social empresarial a  una escuela determinada, lo que está muy bien aunque típicamente se gasta más plata en publicitar las cosas que hacen. Me parece más importante que digan cuántos empleos crearon, cuántos impuestos pagaron, cuántas divisas generaron y, sobre todo, cuántas empresas fueron creadas por trabajadores que se formaron en esa empresa. Me gustaría ver un sector privado chileno que se preocupe de que haya más empresas exitosas y que se muestre dispuesto a ayudar a las personas que han formado dentro de su organización, para que sean el semillero de futuras empresas exitosas.

Fuente: ciperchile.cl

Imagen: ideared.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s